Cambiar el olor a incienso de una capilla románica por la brisa del mar, el mármol de un juzgado por la cálida arena blanca. Tu, el sol, el mar y él. Y por supuesto los invitados, algo sencillo pero extremadamente romántico y fuera de lo clásico. 

Es sin duda un día para no olvidar,  que mejor que ofrecer el mejor paisaje: La própia naturaleza.

Escoger la playa ideal no es tampoco tarea fácil, pues no es lo mismo una playa repleta de sombrillass y hamacas con decenas de bañistas alemanes que una paradisiaca playa de Menorca o Ibiza. En el litoral ibérico tenemos esa gran suerte, no hace falta ir a California ni Hawai.

En este tipo de eventos, la sencillez cobra protagonismo. No debe faltar un toque floral,sin excesos, el blanco es perfecto, también  cualquier blanco roto, turquesa, beige incluso rosa palo.

Cada detalle es hilo conductor de toda la puesta en escena. Para los pies unas "sandalias descalzas" 

Nuestras sandalias descalzas puedes verlas AQUÍ.

Las damas de honor con flores en el pelo siguiendo la estela romántica de la novia .

Visita nuestra sección de tiaras y coronas. Aquí